Sobre positividad tóxica y reivindicar nuestro estado de ánimo

Las personas que aplauden y las que no. Las que hacen pan y las que desparramarían toda la harina y vaciarían los sobres de levadura Royal por el váter. Las personas que hacen ejercicio cada día y las que se tumban a ver las horas pasar y cómo crece la hierba fuera. La sociedad, también antes del confinamiento, estaba llena de distintas formas de vivir.

Y es que, en estos últimos días, el término positividad tóxica se ha empezado a escuchar y leer bastante. La representación gráfica podría estar en esa suerte de batalla entre Mr. Wonderful y Mr.Puterful, por ejemplo. La reivindicación de sentirse mal cuando uno mismo se siente mal, de hecho, ¿por qué no hacerlo?

Es cierto que desde que estallara el estado de alarma, han sido repetidos hasta la saciedad los múltiples consejos para sobrellevar la situación – también desde nuestro equipo hemos propuesto los nuestros -, las enseñanzas que esta experiencia trae a nuestro día a día y las oportunidades que se vislumbran a pesar de todo. La positividad se ha convertido en un refugio en el que cobijarse hasta que la vida, congelada, se pudiese retomar.

Pero este refugio, a la vez, se ha tornado incómodo para muchos. Todo es bueno en su justa medida y una sobredosis de positividad no se puede llevar muy lejos, por lo que pesa y por lo que frustra cuando no se consiguen los objetivos.

Investigando por la red se atribuye este término al psicólogo clínico Konstantin Lukin quien, curiosamente, aparece con una sonrisa de oreja a oreja en su web junto a su familia. Ironías aparte, no existe una receta absoluta de la felicidad y enmascarar los sentimientos detrás de consignas de arcoíris y piruletas, no sintiéndolo, solo provoca que la bola que nos persigue no deje de hacerlo y sea cada vez más grande.

No se trata de tener que elegir entonces entre Mr. Wonderful y Mr. Puterful, ni que los partidarios de unos quieran convencer a los partidarios del otro y viceversa. Se puede estar en los dos bandos sin ser un traidor, dependiendo de cómo nos encontremos. Y no pasa absolutamente nada. La pandemia sigue estando fuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.