La nueva normalidad: la hora de cuidarse emocionalmente (si no lo hacías antes)

El primer día de verano también ha traído consigo la llegada de la nueva normalidad. ¿La diferencia con la antigua? Probablemente sea solo la mascarilla.

Las ciudades se vuelven a llenar de una vida que parece que ya no tiene la mirada de miedo ni incertidumbre, en los trenes y los aviones no cabe un alfiler– porque la distancia social parece que es solo para el pequeño comercio – , las estaciones y aeropuertos se llenan de abrazos prohibidos, de reencuentros y de lejos, en Mallorca, se escucha ya hablar alemán.

Además de retomar gradualmente la rutina que un día se tuvo, ya nada va a volver a ser como antes. Y es que para muchas personas estos tres meses han supuesto un terremoto en sus vidas y ahora llega la hora de recoger los pedazos que se rompieron y cuidarse emocionalmente para poder pegarlos, para mimarse y para vivir mejor dentro de nuestro cuerpo y nuestra mente.

Desde la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (Anpir) alertaban hace unos días que las personas con problemas de salud mental podrían incrementarse en un 15 % y en un 20 %.

Estrés, ansiedad, agorafobia, trastornos del sueño, tristeza y desánimo… son algunos de los síntomas que quien más y quien menos ha sentido a lo largo de estos tres meses y que es posible que se alargue hasta septiembre que será cuando, de verdad, llegue la (nueva) normalidad.

La paciencia es una de las habilidades que la era posCOVID también va a reclamar y en ese sentido, para poder llevar bien el impacto que todo esta vorágine ha provocado, hace falta tener una visión abierta y optimista, no pretender querer retomar todo de golpe y continuar eligiendo ser siempre protagonistas de nuestras propias vidas.

Ya mucho antes del coronavirus y de muchas otras cosas, el filósofo Epicteto rezaba “no nos afecta lo que nos sucede sino lo que pensamos sobre lo que nos sucede”. Ahora toca afrontar lo que sucede, lo que nos sucede también como sociedad, y si no podemos hacerlo solos, con ayuda seguro que sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.