La nueva normalidad irá en bicicleta

El coronavirus ha puesto en jaque también al transporte público, el medio más eficiente para los desplazamientos. Después de todo el esfuerzo en poner en marcha acciones para fomentar la movilidad sostenible, tales como el carpooling o la intermodalidad, ahora todo esto se tambalea como un castillo de naipes porque, en cuanto llegue esa nueva normalidad, nadie va a querer ir en coche con otra persona con la que no conviva y nadie va a querer ir en transporte público si se puede evitar.

Y esto tiene sus consecuencias: más vehículos privados en las carreteras, más atascos, más emisiones, más contaminación y por ende, más partículas en suspensión, más enfermedades respiratorias y quizá otra vez un buen contexto para que el coronavirus y corra como la pólvora.  

Esto es no porque la contaminación sea la causa del coronavirus, sino porque es un contexto que lo impulsa, o al menos así revelaba un estudio de la Universidad de Harvard a principios de mes del que se hacían eco en El Independiente. En éste se explicaba que el aumento de un microgramo por metro cúbico de las partículas PM 2,5 se asociaba con un incremento del 15 % de la tasa de mortalidad por coronavirus.

Con todo esto, conviene repensar el modelo de movilidad y el modelo de ciudad, recuperando aún más espacios para poder fomentar la distancia social que antes no era necesaria, además de acudir a las ayudas del Plan Moves que le Gobierno pone en marcha para fomentar la compra del vehículo eléctrico.

Muchos ayuntamientos están ya preparando la ciudad para el postCOVID, como en el caso de Valencia que, si bien había pospuesto las obras de peatonalización de la plaza del Ayuntamiento por el estado de alarma, ahora lo retoma con una imagen integradora y, seguramente, habiendo ganado más adeptos, convenciendo a muchas de las personas que estaban en contra.

Y es que es probable que la nueva normalidad fomente también la nueva movilidad, un concepto del que ya se hablaba y que, seguramente, sufrirá algún cambio. Sin duda, la estrella de todo esto es la bicicleta. Las principales ciudades europeas y españolas ya están dejándose seducir, proyectando nuevos carriles para ellas porque es el único camino posible si se quiere continuar en la senda de la sostenibilidad y dar sentido a todos los esfuerzos realizados hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.