De mayor, científica, ¿por qué no?

Hoy es uno de esos días que están señalados en el calendario de días clave como de los más importantes. Hoy, hace ya 6 años, la ONU lo declaraba el Día Internacional de la Niña y la Ciencia para promover su acceso al campo STEM – por sus siglas en inglés, Science, Technology, Engineering and Mathematic.

Se puede abrir el debate si son necesarios tantos días conmemorativos, pero si sirven para hacer un alto en el camino, tomar una fotografía de la situación y tomar conciencia de lo que se puede mejorar, no hay duda de que lo son.

Basta tener en cuenta los datos oficiales: sólo el 30 % de los investigadores son chicas y sólo el 35 % de los estudiantes de carreras STEM son mujeres.  Esta es una realidad que tiene que ver mucho con los roles de género y los estereotipos que, a veces, nos empeñamos en rechazar, pero existen. Y lo hacen porque el pensamiento necesita simplificar la realidad. Los estereotipos y las generalizaciones no son más que una herramienta de nuestro cerebro para entender de forma más sencilla la realidad.

Sí, porque la realidad es compleja y el trabajo para cambiar estos roles es arduo, pero no es imposible y debe hacerse a edades tempranas. La revista Science publicaba hace unos años un artículo en el que indicaba que era a la edad de los 6 años cuando las niñas percibían que las materias STEM no eran para ellas. Muy pronto para cerrarse puertas, ¿no?

¿De quién es la tarea para cambiar esto? Probablemente lo es de la sociedad en su conjunto.  Los colegios, las familias y lo que muestran los medios de comunicación que son, en muchas ocasiones, los encargados de normalizar.

Margarita del Val se ha convertido en toda una referencia y verla por la televisión hablando tan claramente de lo que está ocurriendo con el coronavirus, muy probablemente, ayude a hacer soñar a niñas, convirtiéndose en un modelo de referencia. Porque, son necesarios los modelos y saber que, ya antes,  algunas mujeres rompieron barreras en el campo de la ciencia.

La aseguradora Axa también ha lanzado una campaña aspiracional, no tanto de ciencia, pero sí de una mujer que consigue lo que quiere. Porque, en realidad, ¿qué es lo que nos frena?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.